Cómo crear esténciles en tres sencillos pasos

Fabricación de herramientas y accesorios

Un esténcil no es más que una plantilla, creada a partir de un motivo que se desea reproducir, sobre una determinada superficie. Son ideales para decorar, ya que permiten obtener excelentes resultados, mediante una técnica muy simple.

En unos pocos pasos, podrás realizar uno, tan original como te lo propongas.

Procedimiento:

  1. Calca o dibuja el diseño que hayas elegido, sobre una plancha de acetato o celuloide. No es necesario que corras a comprarlo. Una vieja radiografía o los empaques de algunos productos comerciales, te servirán de maravillas.
  2. Una vez traspasado el dibujo a la plancha, remarcarlo ejerciendo presión con un bolígrafo en desuso. Ten cuidado de proteger la superficie sobre la que trabajes, para que no se marque y deteriore.
  3. Con mucha paciencia y una herramienta con buen filo repasa los surcos marcados, hasta atravesar la plancha y lograr que lo que has calado, se desprenda del contorno.

¡Ya tienes tu propio esténcil!

Algunas aplicaciones:

Podrás utilizarlo para decorar todo tipo de superficies, desde guardas en las paredes o en las telas de tus cortinados, almohadones o tapizados, hasta muebles y pequeños objetos, pasando por indumentaria, tarjetería y... ¿por qué no? ¡tu próximo pastel de cumpleaños!


1 Comentario en "Cómo crear esténciles en tres sencillos pasos"

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia
¡Cargando los comentarios!

celina ...

muy claro y util

0

30 de jun, 2012 - 22:13:59

Escribe tu comentario en "Cómo crear esténciles en tres sencillos pasos"

Comenta en Google+